Claudio Ossa:

"Nuestro desafío: un servicio eficiente al usuario"

NUESTRO DESAFÍO: UN SERVICIO

El Departamento de Derechos Intelectuales tiene nuevo jefe, el abogado Claudio Ossa, profesional de amplia experiencia en el campo de la propiedad intelectual. Su desafío principal es claro, modernizar el DDI para dar una óptima atención al público.

04/02/2009

Fuente: Departamento de Derechos Intelectuales

NUESTRO DESAFÍO: UN SERVICIO

Junto con el año 2009 ha llegado un nuevo director al Departamento de Derechos Intelectuales (DDI) de la DIBAM. Nos referimos al abogado de la Universidad de Chile, Claudio Ossa Rojas, profesional de gran experiencia en el tema, con estudios en Chile, España y Suiza, que se ha desempeñado como vicepresidente de la Asociación de Derecho e Informática, presidente del Comité Consultivo de la Región Metropolitana del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, ex director jurídico y consultor externo de la Asociación de Productores Fonográficos de Chile (IFPI), además de ser docente en diversas universidades.

Claudio Ossa asume el reto de llevar al Departamento de Derechos Intelectuales a la modernización, no solamente para lograr un mejoramiento continuo de su institución, si no para obtener un desarrollo mayor de la protección a la propiedad intelectual, que redunde en una mejor percepción de Chile a nivel mundial en este campo, así como en posicionar a nuestro país como una plaza atractiva de inversión. Una de sus preocupaciones al inicio de su labor es cambiar el modelo de gestión, consciente de que hay pocos recursos y que será necesario usar la creatividad. Su aspiración es que la gestión sea más tecnológica, generando un mayor acercamiento al usuario local.

¿Habrá mejoras en la infraestructura?

En marzo nos trasladaremos a nuevas dependencias, a un maravilloso edificio patrimonial ubicado en la intersección de las calles Compañía y Herrera. Recibiremos a nuestros usuarios en un ambiente mucho más acogedor. Este proceso de cambio implica coordinar no sólo el traslado de las actuales oficinas sino que también de nuestras bodegas, por lo que aprovecharemos de hacer un reordenamiento de todo lo que está aquí depositado, para facilitar la gestión de este depósito legal en que resguardamos parte importante de la memoria y el patrimonio creador de Chile. Mejoraremos así las condiciones de atención y los tiempos de respuesta ante las frecuentes consultas que, en relación a todo tipo de producciones intelectuales, hacen los usuarios y distintas instituciones de todo el país.

¿Cuál es la percepción del usuario?, ¿Qué impresión tiene usted?

Con los años se ha ido avanzando pausadamente en mejorar la prestación de los servicios, implementando algunas soluciones al respecto. Sin embargo, debemos apurar el tranco para mejorar nuestra eficiencia a la hora de dar respuesta a los múltiples requerimientos que recibimos desde todas las regiones del país. Por eso tenemos un proyecto patrimonial aprobado para implementar tecnología que nos permita lograr esa mejora en etapas que involucran operar con tiempos que van entre el corto y el mediano plazo. Queremos generar una instancia que nos faculte hacer una reingeniería de nuestros procesos, implementar una plataforma tecnológica que sea óptima para ofrecer interoperabilidad, para que con cualquier sistema informático los usuarios puedan acceder vía remota a nuestros servicios. Cuánto nos demoremos en eso, dependerá de los recursos, de los convenios que logremos hacer con otras entidades, como la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, (OMPI), y el sector privado. Entonces, la idea es crear alianzas... Claro, hay que aprovechar las redes existentes y avanzar en la generación de alianzas, operar con los desafíos que nos impone la globalización y los requerimientos de la mejora continua en los servicios, que hace que la opción de operar solos sea difícil. El servicio en sí tiene que estar muy cercano a la gente, y esta institución tiene que trabajar con los recursos disponibles que siempre parecen limitados en relación al óptimo que se desea alcanzar, por lo tanto, para proyectos mayores se requerirá promover alianzas de peso para efectos de apurar los procedimientos, porque de lo contrario demoraríamos varios años, y la idea es agilizar las cosas de modo tal que nos equiparemos a lo hecho en materia de propiedad industrial por el Instituto Nacional de Propiedad Industrial, (INAPI). Con ello, estaremos ofreciendo mejores herramientas para colaborar con la protección y difusión de las distintas ramas que componen este gran conjunto denominado propiedad intelectual, los derechos de autor y derechos conexos y los derechos de propiedad industrial.

NUESTRO DESAFÍO: UN SERVICIO

Recursos adicionales

Materias: Antropología - Institucional
NUESTRO DESAFÍO: UN SERVICIO
Palabras clave: Servicio eficiente
NUESTRO DESAFÍO: UN SERVICIO
readspeaker