Pasar al contenido principal

Preguntas frecuentes

¿Qué es la Propiedad Intelectual?

El Convenio que establece la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), Publicado en el Diario Oficial nº 29.159 del 23 de mayo de 1975, señala en su Artículo 2, punto viii) que se entenderá por tal "los derechos relativos a:

  • A las obras literarias, artísticas y científicas,
  • A las interpretaciones de los artistas intérpretes y a las ejecuciones de los artistas ejecutantes, a los fonogramas y a las emisiones de radiodifusión,
  • A las invenciones en todos los campos de la actividad humana,
  • A los descubrimientos científicos,
  • A los dibujos y modelos industriales,
  • A las marcas de fábrica, de comercio y de servicio, así como a los nombres y denominaciones comerciales,
  • A la protección contra la competencia desleal, y todos los demás derechos relativos a la actividad intelectual en los terrenos industrial, científico, literario y artístico."

Dentro del sistema de Propiedad Intelectual existente en Chile, el derecho de autor y los derechos conexos conforman un área específica que se encuentra regulada por la Ley N° 17.336 sobre Propiedad Intelectual de 2/10/1970 y sus posteriores modificaciones. Otra área es la que se refiere a la Propiedad Industrial que se encuentra regulada en el DFL 3 de 20/06/2006.

¿Qué es el derecho de autor?

El derecho de autor protege los derechos que, por el solo hecho de la creación de la obra, adquieren los autores y autoras de obras de la inteligencia en los dominios literarios, artísticos y científicos, cualquiera sea su forma de expresión, y los derechos conexos que ella determina.

¿Se protegen las ideas con el derecho de autor?

De acuerdo con los tratados internacionales aplicables en Chile y Ia normativa contenida en Ia Ley Nº 17.336 sobre Propiedad Intelectual, el derecho de autor no considera como objeto de protección a Ias ideas generales y abstractas. Ellas, se considera que son libres y no apropiables.

Así puede apreciarse de Ia simple lectura del Articulo 9 N° 2 del Acuerdo sobre los aspectos de los derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el comercio (ADPIC), Anexo 1 C del Tratado de Marrakesch, publicado en el Diario Oficial de 17/05/1995 y del Artículo 2 del Tratado de Ia Organización Mundial de Ia Propiedad Intelectual sobre derecho de autor (TODA), publicado en el Diario Oficial del 7/03/2003, que señalan expresamente: "La protección del derecho de autor abarcará las expresiones pero no las ideas, procedimientos, métodos de operación o conceptos matemáticos en sí."

Por tanto, Ia protección es a Ia forma en que tales ideas llegan a materializarse en una obra intelectual concreta, así lo establece el inciso 1° del artículo 1 de Ia Ley N° 17.336 cuando señala: "La presente ley protege los derechos que, por el solo hecho de Ia creación de Ia obra, adquieren los autores de obras de Ia inteligencia en los dominios literarios, artísticos y científicos, cualquiera que sea su forma de expresión, y los derechos conexos que ella determina".

¿Qué diferencia hay entre un autor (a) y un titular?

Autor (a) es la persona natural que realiza la creación intelectual en el ámbito literario, artístico o científico, en forma individual o en conjunto con otros creadores. Por otro parte, titular del derecho de autor es quien puede explotar la creación. Puede ser el mismo autor u otra persona que haya heredado o a quien se le haya cedido el derecho en forma legítima.

¿Es obligatorio registrar las creaciones intelectuales para que queden protegidas por ley?

La creación de la obra es la fuente de la protección, pero cualquier reclamación estará siempre planteada con mayor solidez, efectividad y pragmatismo, cuando el material probatorio en que ésta se apoye incluya una referencia al título o certificado de registro de la obra inscrita ante la Autoridad Administrativa que administre el Registro Público de la Propiedad Intelectual.

La inscripción permite establecer prima facie una prueba preliminar para determinar que los hechos y los actos registrados son veraces, a menos que se pruebe lo contrario.

En la mayoría de los países, el registro voluntario da lugar a una presunción de autoría/titularidad sobre una obra, o de la propiedad de los derechos conexos. En Chile, el Art. 8 de la Ley Nº 17.336 establece una presunción de titularidad, no de autoría, es decir,  se entiende como titular a quien aparezca como tal en la respectiva inscripción, salvo que se pruebe lo contrario.

 

¿Qué debe colocarse en una obra intelectual que no ha sido inscrita en el Registro de la Propiedad Intelectual?

No existe una obligación legal respecto a la inclusión de información en las respectivas obras. No obstante lo anterior, puede resultar muy conveniente para efectos prácticos, incluir lo siguiente:
  1. Mención: "derechos reservados o prohibida su reproducción"
  2. Letra c encerrada en un círculo (©), nombre del titular del derecho de autor (a), el año de la primera publicación de la obra (excepto discos y cassettes). Tratándose de fonogramas, las copias de éstos o en  sus envolturas, podrán presentar un símbolo (p) antepuesto al año de la primera publicación y al nombre del productor.
El registro de una obra es útil para disponer de un medio de prueba importante acerca de la titularidad de la creación, siendo en consecuencia la inscripción facultativa.

 

 

¿Qué ocurre si la solicitud de inscripción que intento hacer bajo mi nombre civil, y como titular de la obra, aparece incompleto o presenta alteraciones en la obra depositada?

 Si en parte de la tramitación dicho nombre se usa en forma incompleta, esto es, usando sólo uno de los dos componentes que habitualmente conforman el nombre “propio” o “de pila”  sin que con ello se genere confusión respecto de la identidad del titular del dato personal y su asociación al identificador único que es el RUT, el/la titular podrá usar indistintamente sus dos nombres o uno sólo, según prefiera. Si bien dicha identificación puede ser más frágil, es el titular del dato quien tiene el derecho de definir cómo lo utiliza en definitiva.

En términos simples, si el nombre civil completo es Claudio Patricio Ossa Rojas, el autor podrá figurar en la obra como:
  • Claudio Patricio Ossa Rojas (nombre civil completo - nacional)
  • Claudio Ossa Rojas (uso de nombre propio o de pila incompleto)
  • Patricio Ossa Rojas (uso de nombre propio o de pila incompleto)
 

La precisión relativa a la omisión aplica sólo a los componentes del nombre propio o de pila y no a los apellidos. Por tanto, deberán indicarse ambos apellidos del titular, quedando exceptuadas de tener que cumplir con tal regla aquellas personas que, por ser de nacionalidad extranjera, suelen tener un solo apellido y así lo indica su documento nacional de identidad o pasaporte. En caso contrario, si esa fuera la intención, deberá solicitarse su registro como seudónimo.

En términos simples,  los casos en que, por regla general la omisión mencionada es admisible son:
  • Claudio Ossa Rojas (uso de nombre propio o de pila incompleto)
  • Patricio Ossa Rojas (uso de nombre propio o de pila incompleto)
Y, en forma excepcional, también lo será:
  • Claudio Patricio Ossa (uso de nombre propio o de pila completo y un solo apellido) cuando se trate de personas de nacionalidad extranjera con documento nacional de identidad o pasaporte que así lo indique
 

En caso que el titular desee aparecer usando sólo uno de los elementos de su nombre propio o de pila de manera conjunta con sólo uno de sus apellidos, procederá que en todos esos casos deba solicitar el seudónimo correspondiente.

En términos simples,  las siguientes configuraciones de nombres debieran solicitarse como seudónimo:
  • Claudio Ossa (uso de nombre propio o de pila y de apellidos en forma incompleta)
  • Patricio Ossa (uso de nombre propio o de pila y de apellidos en forma incompleta)
  • Claudio Rojas (uso de nombre propio o de pila y de apellidos en forma incompleta y alterando orden de estos últimos)
  • Patricio Rojas (uso de nombre propio o de pila y de apellidos en forma incompleta y alterando orden de estos últimos)
 

En caso que el titular desee alterar el orden de su nombre propio o de pila y/o el de sus apellidos o desee aparecer usando sólo uno de los elementos de su nombre propio o de pila de manera y alterando el orden de sus apellidos, procederá que en todos esos casos deba solicitar el seudónimo correspondiente

En términos simples,  las siguientes configuraciones de nombres debieran solicitarse como seudónimo:
  • Patricio Claudio Ossa Rojas (altera el orden de nombre propio o de pila)
  • Patricio Claudio Rojas Ossa (altera el orden de nombre propio o de pila y el los apellidos)
  • Claudio Patricio Rojas Ossa (altera el orden de sus apellidos)
  • Claudio Rojas Ossa (uso de nombre propio o de pila incompleto y altera orden de apellidos)
  • Patricio Rojas Ossa (uso de nombre propio o de pila incompleto y altera orden de apellidos)
 
En definitiva, en todos aquellos casos en que se produce una “mutilación” del conjunto del nombre civil y que ello se hace con fines de identificar al o la respectivo (a) titular con un nombre ficticio, aunque éste resultare indiciario del primero, procederá que se solicite el seudónimo correspondiente.
 

¿Cuál es la regla general a aplicar cuando alguien quiere utilizar una creación o producción intelectual ajena?

Acorde con lo establecido por el artículo 17 de Ia Ley N° 17.336  y salvo las excepciones legales que ella establece en sus artículos 71 A y siguientes, Ia regla general en materia de utilizaciones Ia encontramos en el inciso primero del artículo 19 de Ia misma Ley cuando señala expresamente que:

"Nadie podrá utilizar públicamente una obra del dominio privado sin haber obtenido Ia autorización expresa del titular del derecho de autor."

Por su parte, en el inciso primero del artículo 20 de la Ley, el legislador señala un concepto de autorización de uso al señalar que "se entiende por autorización el permiso otorgado por el titular del derecho de autor, en cualquier forma contractual, para utilizar la obra de alguno de los modos y por alguno de los medios que esta ley establece."

Así nuestra ley, en el inciso segundo del artículo 20 fija las cláusulas mínimas que debe considerar la autorización de uso, estableciendo que:

"La autorización deberá precisar los derechos concedidos a la persona autorizada, señalando el plazo de duración, la remuneración y su forma de pago, el número mínimo o máximo de espectáculos o ejemplares autorizados o si son ilimitados, el territorio de aplicación y todas las demás cláusulas limitativas que el titular del derecho de autor imponga. La remuneración que se acuerde no podrá ser inferior, en caso alguno, al porcentaje que señale el Reglamento."

Advirtiéndose por el mismo artículo en su inciso tercero que:

"A la persona autorizada no le serán reconocidos derechos mayores que aquellos que figuren en la autorización, salvo los inherentes a la misma según su naturaleza."

Otro elemento a considerar es que las autorizaciones pueden ser exclusivas o no, conforme lo dispone el artículo 21. Debiendo tener presente, que el otorgamiento de la autorización de uso o licencia no implica una transferencia o enajenación de derechos patrimoniales, sino que simplemente se trata de un permiso para realizar determinados usos específicos respecto de una obra o producción intelectual en concreto.

Puedes encontrar las licencias de uso para cada caso en la sección Formatos (Modelos de autorizaciones de personas naturales / jurídicas). 

Suscribirse a Preguntas frecuentes